Litoral de Arucas

La costa de Arucas esconde, bajo la carretera del norte, un encanto peculiar poco conocido. La lava volcánica, las peñas, los bufaderos, las salinas abandonadas, los fósiles de conchas y caracolas...  son golpeados sin descanso por el viento alisio que caprichoso labra a su antojo fotogénicas formas en la piedra, mucho antes de que los labrantes aruquenses trabajaran la piedra de la famosa "Catedral".