• ivancardenes

Playa del Juncal, Agaete

Actualizado: 21 de nov de 2020

¡Bienvenido a la sexta entrada del blog!


A estas alturas ya deberías conocer de qué va el proyecto Gran Canaria Long Exposure, pero si este es el primer post que lees y quieres saber más, pincha aquí.


En la entrada anterior describimos con fotografías de varios días La Punta de Arucas, un lugar que ya conocía de antemano. Hoy escribimos el post en referencia a un sitio del que había escuchado hablar mucho y bien y tenía muchas ganas de visitar.


Localización

Playa del Juncal se esconde al inicio de la costa Oeste de Gran Canaria, entre los municipios de Gáldar y Agaete. Para acceder a la playa tenemos que atravesar una zona de invernaderos, muchos de ellos abandonados, que afean el paisaje ya de por sí, árido y sin vegetación. Por la GC 2, en dirección Agaete, entramos por la carretera de incorporación hacia El Cardonal. Dejando una granja avícola a la derecha seguimos hacia delante entre los invernaderos, debemos estar atentos a algunas pintadas sobre las paredes que nos señalan el camino a seguir. Aunque parezca un poco laberíntico, el camino es sencillo, se los muestro en el mapa.


¿Cómo llegar a la Playa del Juncal?
Mapa acceso hacia Playa del Juncal

Una vez llegado hasta la zona de aparcamiento, hay que bajar caminando un sendero de unos 10 minutos hasta la playa. Recomiendo llevar un calzado adecuado, porque, aunque es un sendero relativamente fácil, está lleno de piedras que se mueven incómodamente a nuestro paso.


Al llegar a la zona de aparcamiento la percepción cambia por completo. Desde lo alto de la montaña tenemos unas vistas espectaculares, no solo de la playa y el barranco que desemboca en ella, sino también de toda la costa oeste, el pueblo de Agaete, los acantilados de Tamadaba y la imponente "cola de dragón" al final del paisaje.


Barranco del Juncal y Playa del Juncal en Gran Canaria
Vistas del barranco del Juncal y de la playa desde la zona de aparcamiento
Costa oeste de Gran Canaria desde lo alto de Playa del Juncal
Vistas de la costa oeste de Gran Canaria desde lo alto de la Playa del Juncal

Si tienes tiempo, vale la pena darse un paseo por la zona y mirar hacia el otro lado, para ver la costa de Gáldar, costa que todavía tengo pendiente visitar para añadir nuevas experiencias a este blog.


Costa norte de Gran Canaria, Gáldar
Vistas de la Costa de Gáldar desde los alrededores de lo alto de la Playa del Juncal

Reconocimiento del terreno

Para conocer el lugar elegimos una tarde de sábado después de comer en Agaete y darnos un paseo por la avenida, muy recomendable. Al terminar el paseo, mi buen amigo Rubén, que ya conocía la playa, me llevó hasta ella. Aprovechamos para darnos un relajante baño en las características aguas cristalinas y en calma de la caleta y sentarnos sobre los enormes callaos después del chapuzón y así disfrutar de la tranquilidad y belleza del lugar. Momento que aproveché para hacer algunas fotografías con el móvil y empezar a imaginar las fotos que podría hacer al día siguiente.


La playa se encuentra protegida del viento y las corrientes por unas enormes paredes que la encierran y le otorgan ese aspecto tan particular. Sin embargo, no encuentro ningún primer plano impactante que añadir a la escena, con lo que después de meditarlo llego a la conclusión de que debo hacer una fotografía panorámica de la playa al completo.


Al llegar a casa, abro Photopills en el móvil y empiezo a proyectar la imagen en mi cabeza. Me doy cuenta de que incluso con mi objetivo más angular (Fujinon 10-24mm), si quiero abarcar toda la playa, efectivamente, tengo que hacer varias fotografías y luego unirlas con el editor de fotografía. La aplicación te permite mediante geolocalización hacer una simulación de la fotografía, calculando el campo de visión que entra en el encuadre, según la focal que uses. Muy útil para saber qué objetivos llevar y no cargar con material innecesario, sobre todo esos días en los que la caminata es larga.


Planificador Photopills, amanecer Playa del Juncal, Gran Canaria
Planificación con Photopills

Calculo que tendré que hacer al menos 7 fotografías verticales, para que entre en el encuadre la zona de callaos, las grandes paredes y coger gran parte de cielo por encima del horizonte. Tengo pensado ir en el amanecer, por lo que, ya que es una zona de oeste y el sol sale por el lado opuesto, no le presto mucha atención en el planificador a su salida por el horizonte, pero aprovecho para mirar en qué posición estará la luna a esa hora de la mañana.

Tampoco cuadra. A esa hora la tendré justo encima de mí, por lo que no saldría dentro del encuadre. Me olvido de ella también.


Se preguntarán porqué he elegido el amanecer en una zona que da al oeste, ¿verdad? Tiene fácil explicación. Quiero evitar el sol incidiendo duramente en el obturador abierto de la foto de larga exposición. Espero que el día de la salida fotográfica las nubes en el oeste se impregnen de esos colores tan llamativos, quizás no tan cálidos como en el mismo punto del amanecer, pero a lo mejor con tonos bonitos y que ayuden a componer la escena de una forma diferente. Para esto, las nubes también juegan un papel importante. Si quiero una previsión del estado de las nubes, uso Windy, una app gratuita y bastante precisa que ofrece información de las nubes y otros aspectos meteorológicos importantes a conocer para no perder el viaje o madrugar en vano.

Cabe comentar que, ademas de evitar el contraluz en la fotografía de larga exposición, por razones de conciliación familiar, salir a primera hora de la mañana, me viene mejor.


El día de la salida fotográfica


9 de noviembre de 2020, domingo.


Me despierto en torno a las 6 de la mañana ilusionado con el plan que tengo entre manos. La idea es estar en la playa, ya con el trípode montado, sobre las 7 de la mañana.

Salgo de casa a las 6:20. La noche anterior había preparado minuciosamente el material en la mochila, limpiado la lente y filtros y puesto la mochila y el trípode junto a la puerta de casa, con la intención de levantarme, ducharme, tomar un café y salir de casa sin perder mucho tiempo de sueño.


Como era de esperar, la carretera a esa hora estaba desierta, sin tráfico, por lo que voy relajado en el coche escuchando Radiohead hasta llegar a la entrada del barranco Simón.


De noche se ve todo diferente. Al llegar al cruce enciendo las luces largas y conduzco entre invernaderos. El aspecto descuidado del lugar se camufla un poco en la oscuridad. Después de conducir a paso de tortuga entre baches y piedras sueltas llego al aparcamiento. Allí veo aparcados 4 o 5 coches, incluso aprecio una furgoneta con el techo abierto. Me hace pensar que hay alguien durmiendo ahí plácidamente.


Me cuelgo la mochila, coloco en frontal en la cabeza y bajo trotando por el sendero hasta la playa con el trípode en la mano. No hay tiempo que perder.


Se escuchan ladridos.

A medida que me voy acercando a la playa veo lo que ya había imaginado el día anterior cuando vine con Rubén; hay gente acampada. El perro suelto ladra amenazante mientras sus dueños tratan de agarrarlo al tiempo que me dicen que "no hace nada". Un poco inseguro, sigo caminando hasta la zona de callaos. Una vez dejo atrás el camping el perro parece olvidarse de mí.


Ya relajado, me sitúo a pocos metros del agua, coloco el trípode sobre grandes callaos, lo nivelo no sin dificultades y coloco la cámara encima con el Fujinon 10-24mm f4 y un filtro polarizado puestos. Justo al terminar de colocar la cámara, las piedras se mueven, por lo que tengo que volver a nivelarlo.

Como bien saben, para una fotografía panorámica es imprescindible tener el trípode bien nivelado.


Enciendo la cámara. Para mi sorpresa, veo que la batería está justa de carga, solo le quedan 3 rayitas. Abro de nuevo la mochila para buscar otra batería y nada, no la encuentro.


¡MIERDA! Olvidé coger la batería que había dejado cargando la noche anterior.


No pasa nada, tengo tres baterías por lo que debe haber alguna más por aquí. Sigo buscando.


¡MIERDA! -esta vez a viva voz-.


¡La otra batería la había dejado en el bolso pequeño! ¿Para qué tener 3 baterías si cuando realmente me hacen falta las dejo en casa? En fin, cualquier día me dejo la cámara atrás...


No hay tiempo para lamentarse, tengo que ser productivo y hacer las fotografías justas de lo planeado, antes de que se me agote la pila.

Hago algunas pruebas para calcular la exposición y la carga no parece agotarse fácilmente. ¡Bien! Así que decido hacer lo que tenía previsto: 7 encuadres con 3 fotografías en cada encuadre de 1/3 de paso de exposición de diferencia en cada trío con el objetivo de hacer una HDR (High Dinamic Range), o lo que es lo mismo, alto rango dinámico (en castellano). Esta técnica me permite aprovechar los colores y luces de la escena a máximo rendimiento, lo más cercano a lo que veríamos a simple vista y la cámara no suele ser capaz de procesar en un solo disparo. Con todo esto acumulo un total de 21 fotografías que unidas hacen la siguiente imagen:


Fujifilm x-t3 - Objetivo Fujinon 10-24 f/4 a 10mm - f/8 - ISO 200 - 0,8 segundos - Filtro Polarizado - Panorámica de 7 encuadres verticales (Bracketing 0.3EV de 3 disparos en cada encuadre) apilados con Lightroom - 21 fotografías en total



Para mi sorpresa, después de todos estos disparos, la batería sigue igual. Así que decido probar hacer otra panorámica con una exposición más larga añadiendo un filtro de densidad neutra de 10 pasos, esta vez sin hacer horquillado para HDR, eso sí. Con esta serie de imágenes consigo capturar el efecto seda en el agua de la orilla y dejar el mar plano, ya de por sí tranquilo ese día.


Fujifilm x-t3 - Objetivo Fujinon 10-24 f/4 a 10mm - f/8 - ISO 400 - 40 segundos - Filtro Polarizado + filtro ND 10 pasos - Panorámica de 7 fotografías verticales apiladas con Lighroom

Con el objetivo cumplido y las fotos principales hechas, me doy cuenta de que ahora sí, esta serie de fotografías ha agotado dos puntos más de batería. ¡Solo queda uno! Así que apago la cámara y me doy una vuelta por el lugar para hacer algunos disparos más.

Si se fijan en las fotografías anteriores, en la parte derecha de la playa pueden ver una cueva. Me dirijo hacia ella y allí disparo hasta que la carga se consume del todo. De ahí sale la última imagen de esta entrada del blog.


Fujifilm x-t3 - Objetivo Fujinon 10-24 f/4 a 10mm - f/8 - ISO 200 - 1/80 segundos - Filtro Polarizado - Panorámica de 7 encuadres verticales (Bracketing 0.3EV de 3 disparos en cada encuadre) apilados con Lightroom - 21 fotografías en total

De esta salida fotográfica he aprendido que de nada vale preparar la mochila el día anterior, si luego no la reviso justo antes de salir de casa. Además he confirmado la importancia de planificar. Hoy ha quedado demostrado que teniendo un plan se hacen menos disparos al azar y se gasta menos la batería de la cámara e incluso se aprovecha mejor la memoria de la tarjeta, si la tenemos justa de espacio. Es cierto que de tener mayor carga en la batería hubiese hecho muchas más fotos y quizás las prisas me hicieron perderme alguna imagen épica. Sin embargo, la vuelta a casa la hice satisfecho con el trabajo hecho, dentro de los recursos que tenía.


Y hasta aquí la cuarta entrada del blog.



Comparte en tus redes sociales favoritas si te ha gustado. Suscríbete al blog picando en el botón "iniciar sesión/regístrate" del panel superior derecho de esta esta página, para hacer crecer la comunidad, estar al día de las publicaciones y comentar las entradas de blog. Consulta tus dudas, dame tus impresiones y genera críticas constructivas que enriquezcan el contenido. Y por supuesto, gracias por dedicar tu tiempo en la lectura de esta entrada y por seguirnos en Instagram y Facebook.

54 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo